Cómo reproducir la planta de hierbabuena y menta

Una de las aromática estrella entre la gran variedad que podemos cultivar en casa. En esta oportunidad te vamos a dar los mejores consejos para poder tener una planta de menta y hierbabuena en casa.

Estas especies de aromáticas se consideran plantas rastreras, o sea, que se pueden reproducir con poca intervención de la mano del hombre, ya que se adaptan fácilmente a mucho tipo de suelo, ambiente. Si logramos una pequeña planta de hierbabuena o de menta, vamos a notar como se reproduce rápidamente y de manera abundante, y si las condiciones del suelo son generosas, con mayor razón.

Para introducirnos en las características de estas especies, la llamada menta es Mentha piperita, tiene hojas ligeramente dentadas y algo vellosas, con superficie brillante. Desprende un aroma más intenso que la Hierbabuena, inclusive.

Mientras que la hierbabuena es Mentha spicata, posee también las hojas dentadas y ligeramente vellosas, de color verde brillante. Su aroma es más suave que la menta.

Si las observamos a simple vista, encontraríamos pocas diferencias entre una planta y la otra, inclusive, podríamos caer en la equivocación de que se trata de la misma planta, pero para ver la diferencia, tendremos que fijarnos en el tallo de estas plantas, ahí está la diferencia, ya que el de la planta de menta es de un color más rojizo.

Te puede interesar: Ruda macho y la hembra: estas son las diferencias que existen entre las plantas

Para reproducir esta plantas en casa, ya sea en macetas, canteros o en la misma tierra del jardín, solo tendremos que contar con un pequeño esqueje de cada uno (menta y hierbabuena), por más pequeño que sea, podemos lograr reproducir estas plantas de manera muy sencilla.

Podemos realizar el trasplante en cualquier parte, por más que no contemos con espacio suficiente, con una tierra trabajada, lo más recomendables es tierra negra, con algún agregado de sustrato o humus, todo lo que aporte nutrientes, podremos tener una planta sana en maceta o algún cantero, siempre y cuando coloques a estas aromáticas con varios centímetros de distancia entre una planta y la otra.

Cuidados de la hierbabuena y la menta

Si quieres cultivar la menta o hierbabuena en un mismo espacio, no las plantes tan juntas porque pierden su aroma y sabor propios. El cultivo de la menta también es fácil, mientras encuentres un lugar donde el sol les proporciones buena luz en el día, pero también con la necesidad de sombra y un buen riego durante tiempos de calor.

Para poder impulsar al crecimiento de la menta, te recomendamos que le saques algunas hojas de vez en cuando. Y en el momento que ya no segregue flores, corta los tallos que poseen los pequeños capullos con las semillas, estas pueden ser utilizada para generar nuevas plantas.

Cuando riegues a la hierbabuena y a la menta, trata de mantener la tierra húmeda, pero sin exceso de agua en la tierra, ya que podría dañar a la planta.

En época de primavera y verano, vigila que no sean afectada por plagas, ya que los pulgones son los insectos más frecuente entre las aromáticas, a pesar de que suelen repeler de manera natural a los bichos, hay posibilidades de que sean afectadas por ciertos insectos.

Con información de: https://www.hogarmania.com/