Falta agua: por 6 meses se prorroga la emergencia hídrica para las cuenca de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú

Si bien la situación de la cuenca se ha aliviado un poco en los últimos meses, y se espera que después de la primavera comience a mejorar aún más, desde el Gobierno recordaron que la bajante histórica actual es “la más importante en los últimos 78 años.

 La Emergencia Hídrica de las Cuencas de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú en materia de relevamiento del desarrollo del proceso de bajante histórica del río Paraná, se mantiene la previsión de condiciones negativas para las áreas mencionadas y continúa el proceso de afectaciones originado por la sequía persistente y los pronósticos de condiciones meteorológicas deficitarias. Por tal motivo, el Gobierno determinó a través del Decreto 261/2022 la prórroga del “Estado de Emergencia Hídrica” que se declaró el 24 de julio de 2021.

El extraordinario déficit hídrico evidenciado y las condiciones sanitarias de emergencia que se viven asociadas a la pandemia del COVID-19 definen un contexto especial, en el cual la provisión de agua para consumo humano cobra máxima importancia y exige de acciones inmediatas. 

Puedes leer: El Paraná se mantiene en situación critica y provoca perdidas millonarias

Una prorroga necesaria

La medida es por 180 días a partir de la fecha de expiración de la prórroga anterior. La medida abarca a aquellos sectores del territorio que están alcanzados por la Cuenca del río Paraná. También afecta a las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones y Buenos Aires, sobre las márgenes de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú.

Por otra parte, los registros de las últimas semanas muestran que se atenuó el nivel de la bajante por efecto de lluvias puntuales y defluencias de las represas situadas en el área regulada de la Cuenca del Paraná. Sin embargo, remarcaron que se continúan provocando afectaciones sobre el abastecimiento del agua potable, la navegación y las operaciones de puerto, la generación de energía hidroeléctrica, el abastecimiento de combustibles y las actividades económicas vinculadas a la explotación.

Además, se mantienen las previsiones de condiciones negativas para las áreas mencionadas. “Continúa el proceso de afectaciones originado por la sequía persistente y los pronósticos de condiciones meteorológicas deficitarias”, aclararon desde el Gobierno.

Seguir leyendo: La bajante del Paraná durante la temporada más seca y fría. ¿Qué se espera?

Hidrovía

Ante este escenario, el Gobierno invitó a las provincias a adoptar medidas similares a las para los servicios de energía eléctrica, agua potable y transporte urbano para el sector productivo de las zonas afectadas, mientras esté vigente el Estado de Emergencia Hídrica declarado. Por otra parte, se solicitó profundizar los trabajos sobre la hidrovía.

De esta manera se autorizó al concesionario de la vía navegable troncal a obtener y mantener la profundidad. “Resulta necesario adoptar medidas en relación con la carga y los calados en el tránsito fluvial de mercaderías, a efectos de evitar afectaciones en materia de vías navegables, tripulaciones, seguridad de la navegación, mantenimiento del comercio nacional e internacional y la protección ambiental, en accesos portuarios, vías navegables y dársenas”, señalaron desde el Gobierno.