15-07-24 |

Infusión de jengibre: Cómo hacer un súper té para calmar las alergias en temporada de otoño

Con los cambios contante de temperaturas, el ambiente seco o con la humedad, aparecen las alergias. En esta nota te vamos a enseñar como elaborar una infusión de jengibre para contrarrestar estos malestares.

El protagonista de esta nota es el jengibre, también conocido como kion. Esta raíz «milagrosa» por sus múltiples propiedades a la salud es utilizada desde hace miles de años como medicina en China y otras partes del mundo. Se emplea de distintas maneras, tanto en comidas, dulces y en infusiones.

El consumo del jengibre ayuda a mitigar ciertas dolencias y malestares, ya sea gástricos, hepáticos, inflamaciones, dolores musculares, náuseas, y es muy efectivo contra resfríos y la tos, malestares muy típico en momentos de cambio de estación, al pasar del calor del verano al fresco del otoño.

Si tenemos que mencionar algunos beneficios más, podemos agregar que es utilizado para perder peso, también para combatir el envejecimiento prematuro, y dentro de los beneficios más importantes, también se consume moderadamente para combatir cáncer de colon y de ovarios.

El jengibre es una raíz comestible, muchos prefieren la ralladura de jengibre para sumarle a las comidas, ya sean ensaladas o guisos. Otros utilizan el jengibre en rodajas o pequeños trocitos, para darle sabor a las elaboraciones culinarias, ya que aporta cierto toque picantón, y es ideal para facilitar la digestión después de las comidas. Otra manera de conseguir el jengibre, es en polvo o deshidratado, que se adquiere en las dietéticas o casa de productos naturales.

Tras esta reseña, pasaremos al eje central de esta nota, y es la manera correcta de preparar una infusión de jengibre para aliviar los síntomas y efecto de las alergias. A veces las alergias se manifiestan con tos, estornudos, rinitis, incluso derivan al dolor de garganta, a la congestión aguda y culminan con resfríos y gripes.

Para poder aliviar todos estos malestares, nada mejor que emplear el jengibre en una infusión, a la que puedes agregarle miel y limón, para potenciar su efecto descongestivo. A continuación te enseñamos la mejor manera de elaborar este té.

Puedes leer: Paico: características y uso de la planta

¿Qué vas a necesitar?

  • Un trocito de jengibre fresco
  • -zumo de medio limón
  • -Una cucharada de miel

¿Cómo elaborarlo de manera efectiva?

1- Primero que nada vamos a poner un poco de agua a hervir, como para una taza de té. Preparamos una taza grande y una cuchara chica.

2- Tomamos el trocito de jengibre y lo rallamos, podemos utilizar un rallador de manzana o el rallador de verduras. Lo importante es lograr una ralladura bien fina. Cómo para que te hagas una idea, el trocito de jengibre que vas a utilizar tiene que ser en rodaja y de no más de 2 centímetros de espesor.

3- Colocamos el jengibre rallado en una taza y agregamos el agua caliente. Dejamos reposar por 3 minutos aproximadamente.

4- Pasado este tiempo, pasamos el líquido a través de un colador a otra taza. Aún caliente, añadimos una cucharada de miel y removemos, para que la miel se disuelva. Seguido a esto, agregamos el zumo de limón. Listo.

Podemos dejar reposar por un minuto más, lo ideal es tomarlo más bien entre tibio y caliente, para que las propiedades del jengibre actúen de manera eficiente, sobre todo podrás sentir el vaho mentolado ingresar por tus fosas nasales, lo que es ideal para descongestionar, aliviando y aflojando secreciones mucosas.

Te puede interesar: Receta de zumo de manzana y pera, con áloe vera 

Con información de: https://www.tuasaude.com/

Compartir:

Popular