22-04-24 |

Receta para elaborar bastones de polenta fritos

¿Consumís polenta con frecuencia? Si te sobró del día anterior, podes aprovechar a preparar unos exquisitos bastones fritos.

La polenta es un alimento muy nutritivo, a base de maíz molido, cuya elaboración es muy fácil. Se prepara con agua caliente y algunos le agregan un poco de leche o una cucharada de crema de leche, para lograr más cremosidad. Además los niños la aman y es un alimento apto para celiacos.

Si realizaste el tradicional plato de polenta y te sobró, con el resto podes elaborar unos bastones de polenta fritos, con un toque de coco fresco, a los que puedes acompañar con una ensalada mixta.

Ingredientes

  • Polenta del día anterior (o preparar un poco de polenta)
  •  850 mililitros de Agua
  •  1 pizca de Sal
  •  230 gramos de Sémola de maíz
  •  10 cucharadas soperas de Coco rallado
  • Una cucharada de manteca o crema de leche.

Puedes leer: Receta económica y fácil de torrejas de zanahoria rallada y acelga 

Paso a paso:

1- En caso de que tengas que preparar la polenta, el primer paso es calentar el agua con un poco de sal (un chorrito de leche como opcional) y cuando rompa el hervor añadir de a poco la polenta y el coco rallado, revolviendo para evitar que se pegue.

2- Cocina a fuego moderado a lento, a olla destapada sin dejar de remover, unos 3 minutos hasta obtener una masa blanda. Si deseas, puedes agregar un poquito de manteca mientras se termina de cocinar, esto le añadirá mucho más sabor.

Tener en cuenta: No utilices una sémola muy fina para que la polenta se compacte bien y no se deshagan los palitos cuando los vayas a freír.

3- Colocar la polenta ya cocinada en un recipiente, dejar enfriar por unas horas.

4- Una vez fría la polenta, deposítala sobre una bandeja de hornear previamente pincelada con aceite. Comienza a alisar la superficie con con una cuchara o espátula húmeda, la polenta tendrá que quedarte como un piso compacto y solido. Dejar reposar como mínimo unas 4 horas en la heladera.

5-Cuando el piso de polenta este frío y compacto, desmoldar la polenta y cortar piezas rectangulares en forma de bastones o cuadrados.

6- En un sartén con manteca o aceite de oliva bien caliente, freír los bastones de polenta hasta que se doren y estén crujientes. Freír vuelta y vuelta, 1 minuto por cada lado.

7- Colocar los bastones fritos sobre papel secante o servilleta de cocina, para que absorba el aceite restante. Dejar enfriar y servir con ensalada mixta de tomate, lechuga, cebolla morada cortada en juliana y pepinos en pequeños cubos.

Te puede interesar: Receta de calabacín relleno con choclo y queso

Fuente: https://www.recetasgratis.net/

Deja un comentario

Compartir:

Popular