22-04-24 |

Te enseñamos a preparar un potente fertilizante casero con piel de cebolla

Esta infusión con altas propiedades fertilizantes puedes utilizarla para todas las plantas de la huerta o el jardín, es muy sencillo de elaborar y lo harás sólo con la piel de la cebolla.

Una vez que hayas llorado en la cocina pelando y picando una cebolla, no tires la piel de esta hortaliza de bulbo comestible, y que guarda muchos beneficios para las plantas tanto de exterior como de interior. La piel de la cebolla puede ser muy útil como fertilizante, por su alto contenido de potasio, además de promover al crecimiento de la raíz y los tallos de las plantas, será útil para evitar algunas enfermedades.

¿Qué propiedades aporta la piel de la cebolla?

  • Potasio
  • Calcio
  • Magnesio
  • Hierro
  • Cobre
  • Tiene vitaminas
  • Es anti hongos y anti bacterias

Con esta solución a base de piel de cebolla puedes regar la tierra donde tienes tus plantas, esta actuará directamente en sl mismo momento que se filtre hacía la raíz. Con respecto al tipo de cebolla desde donde obtengas la piel, no importa que sea blanca o morada, ambas guardan las mismas propiedades y beneficios.

Para iniciar con este proceso, primero que nada tendrás que recolectar un buen puñado de piel o cascarilla de la cebolla, que es la fina lamina que recubre lo que serían las capas internas del bulbo. A medidas que peles cebolla, separa la cascara en alguna bolsa y tenla lista para el siguiente paso:

Te puede interesar: El uso de la miel en las plantas de tu jardín

Preparación del abono casero

Para iniciar con la elaboración de este fertilizante para las plantas vamos a necesitar al menos 2 puñados de piel de cebolla. Vamos a colocar los puñados de este desecho en un envase, si es posible en una botella de boca ancha y le agregaremos 1 litro de agua. Si tienes almacenada agua de lluvia, mucho mejor, si no, solo con agua de la canilla.

Con respecto a la cantidad de piel de cebolla que vas a utilizar, lo ideal es 2 puñados por 1 litro de agua, si deseas agregar un poco más de piel, podrás conseguir una solución algo más concentrada, por lo que su aplicación a tus plantas tendrá que ser más espaciada.

Una vez que tengas mezclada la piel de la cebolla con el litro de agua, tendrás que dejarla reposar al menos por 24 hs en algún lugar con poca luz.

Una vez que hayan transcurrido las 24 hs vas a notar que el agua se tornó de una coloración marrón tirando a roja, característica semejante a la misma piel de la cebolla que hayas utilizado. Seguido de todo este proceso, vamos a colar. Al agua de riego obtenida vamos a depositarla en otro recipiente limpio, mientras que el resto de la piel que deseches puedes agregarla a la pila de compost.

Al agua de cebolla podemos conservarla en la heladera por 2 o 3 semanas al menos, si la vamos a utilizar en los próximos días, estará bien al natural. En caso de que el ambiente sea caluroso, tipico en las estaciones de primavera -verano, te recomendamos mantenerla en la heladera.

A esta agua de piel de cebolla puedes utilizarla diluida en un poco más de agua o bien así, pura. Si utilizas un rociador con atomizador, es más práctico y vas a aprovechar más el fertilizante. Puedes aplicar sobre la tierra para que el líquido llegue a las raíces, o también puedes emplearlo en caso de la presencia de plagas y hongos en tallos y hojas de las plantas.

El tiempo ideal entre aplique y aplique tiene que ser entre 10 y 15 días para lograr un efecto positivo en nuestras plantas, si lo haces cada una semana, asegúrate de que el fertilizante esté diluido en un poco de agua.

Seguir leyendo: ¿Qué pasa si enterramos comida en el jardín?

Abono casero piel de cebolla

Con información de: https://www.craftologia.com/

Deja un comentario

Compartir:

Popular