InicioAgricultura¿"La Niña" afectó a la soja en la última campaña?

¿»La Niña» afectó a la soja en la última campaña?

 La temporada estuvo enmarcada por un escenario de escasez hídrica y elevadas temperaturas, en algunos casos con récords, que se registraron en gran parte del país durante enero. ¿Cómo afectó a los cultivos de la soja este marco climatico?

El año inicio con pocas lluvias y el problema de la falta de humedad se agravó por la presencia de un importante centro de alta presión ubicado sobre el Este del país; y temperaturas extremas, que llegaron a superar los valores normales para enero y alcanzaron valores extremos en distintas regiones de la zona central del país, abarcando las principales áreas agrícolas.

La soja está en las gateras frente a un fenómeno Niña que está instalado por segundo año consecutivo y que en gran parte influyó en el avance de la siembra temprana, mientras que la cosecha de trigo avanzó en el centro norte de Santa Fe con una marcada amplitud de rendimientos. Claramente en el ciclo 2021/22 el agua volvió a ser el actor central de la campaña. Y si bien no se presentó una amenaza generalizada como en otras oportunidades, la alta variabilidad de las precipitaciones y el comportamiento errático en función de las zonas, sobrevoló como una señal de alerta.

Un ensayo del grupo de asesoramiento y experimentación agropecuaria Idear Gálvez determinó que los grupos de madurez largos fueron la mejor estrategia «defensiva» en la campaña 2021/22, caracterizada por el fenómeno La Niña y precipitaciones por debajo de la media.

También te puede interesar: “La Niña” ¿se queda o se va?. Esto dice la NOAA

El trabajo, realizado por los ingenieros agrónomos Diego Hugo Pérez, Leonel Tornotti e Ignacio Gómez, se llevó a cabo en las cercanías de la localidad de Gálvez, departamento San Jerónimo, en el centro de la provincia de Santa Fe. Sobre un suelo clase 1 serie Loma alta IP 90, se utilizaron siete variedades de Soja (Nidera y Macroseed). 

El objetivo fue evaluar el comportamiento de las variedades de Soja (rendimiento por variedad) y los materiales fueron sembrados con espaciamiento entre surco (EES) de 52 cm en franjas de 2,16 m de ancho por 750 m de longitud. Respecto al manejo de la fertilización, se utilizaron 70 kg/ha de SPS (superfosfato simple). La siembra se hizo el 8 de noviembre y la cosecha el 1° de abril. 

«Como conclusión vemos que los grupos 4.5 cuando tenés una lluvia oportuna en el momento que requieren, expresa su potencial y tenemos muy buenos resultados en lotes buenos», dijo Leonel Tornotti a Campolitoral. También, los grupos cortos -como 3.8 o 4- si bien para la zona son muy cortos, «anduvieron bien». Y los más largos (5), «como en esta campaña las lluvias llegaron más tarde como estrategia defensiva fueron buenos para estabilizar rendimientos», sintetizó. En síntesis: se destacan los grupos 5 como estrategia defensiva y los 4.5 en años buenos.

Nota que puedes leer: Reciente informe sobre el evento La Niña indica que continuará activa

En el ránking de rendimientos, el primer puesto se lo llevó la variedad 5028 STS de Nidera, con 5.225 kilos/ha. Segunda, 47MS01 STS de Macroseed, que rindió 5.093,5 kg/ha. Y tercera, con 4.4847,5 kg/ha, la 5030 IPRO STS de Nidera. En el fondo de la tabla, la 3821 STS de Nidera produjo 3.630,5 kg/ha; y la 40MS01 E de Macroseed 3.943,5 kg/ha.

Tornotti relató que las lluvias en el período vegetativo fueron de 15/20 cada dos semanas; en reproductivo les cayó un chaparrón de 25/30mm «que ayudó a definir bastante»; y luego cayó otra lluvia de 40mm. Y ya en madurez fisiológica se dió la lluvia más abundante, de 180mm: «ahí ayudó a que el cultivo no se entregue de golpe, aunque en gran medida ya estaba definido el rendimiento».

Los cultivares utilizados, con tecnología STS (tolerancia a herbicidas inhibidores de ALS) y Enlist (tolerantes a glifosato, 2,4-D y glufosinato de amonio), también permitieron corregir escapes de malezas. «Lo bueno es que se sumó estas tecnologías como alternativa de control para gramíneas y hoja ancha», indicó Tornotti. Y precisó que el glufosinato de amonio se utilizó hasta V4 y luego el 2.4D para algún escape de yuyo colorado y hoja ancha. «Eso es lo bueno de la tecnología; porque este año hubo muchos escapes, a diferencia de otros, y hasta hubo que destinar personas a sacar la maleza con azada, como se veía en otros países y este año se empezó a implementar», concluyó.

Para leer
Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí