Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Tener un jardín o una huerta en clima seco durante la temporada más fría del año, con lluvias erráticas puede ser estresante, pero hay diversas estrategias que puedes aplicar para tener éxito y mantener tu espacio verde reluciente.

En la puerta de la temporada más fría del año, donde las lluvias disminuyen su cobertura y frecuencia, el ambiente sufre una modificación, por lo que hay que buscar adaptar a las plantas para que puedan prosperar en un escenario algo más adverso. De todas formas, hay que tener en cuenta que algunas plantas sometidas a un clima más seco, empiezan a mostrar retoños laterales, los cuales puede permanecer vivos con poco suministro de agua, pues, esas hojas nuevas son un mecanismo de resistencia ante el cambio en las condiciones climáticas, en este caso, pasar del clima cálido al más frío.

De todas maneras, hay que saber que en algunos cultivos, no todas las partes de la planta reaccionan de la misma manera al clima más seco. Es más, el comportamiento depende del período de crecimiento o desarrollo en que se encuentren, de la especie y la adaptación de esta a un clima más árido y frío.

¿cómo hacer que un jardín sobreviva y prospere en condiciones de clima seco?

Te puede interesar: El uso del jabón blanco en pan en la huerta y el jardín:

Audita tu jardín y toma decisiones

Si no puedes salvar todas las plantas, concéntrate en mantener vivas las más valiosas. Si las condiciones son complicadas y tienes recursos hídricos limitados, concéntrate solamente en plantas perennes y árboles frutales y cultivos de alto valor. Transforma las plantas sedientas y de menor valor en abono para alimentar el suelo, y recoge las semillas y los esquejes para sembrarlos en macetas en un clima más favorable.

Leer también: Rediseñar y fortalecer la huerta para la temporada de otoño

Reduce el tamaño del jardín

Una de las recomendaciones básicas es proteger el suelo con mantillo. Si te cuesta llevar el agua a los canteros, desentierra las plantas y colócalas en macetas con riego automático. Acércalas al sitio donde puedas administrarlas sin dificultad.

Cultiva alimentos en recipientes

Opta por macetas amplias en vez de pequeñas y con riego automático, de ser posible. Una de las principales ventajas de cultivar alimentos en recipientes es tener la flexibilidad para proteger y trasladar las plantas durante periodos tormentosos, ventosos o calurosos.

Sé prudente con el agua

Si te encuentras en condiciones de clima seco, riega temprano por la mañana de manera prolongada y profunda.

Programa la siembra

Evita plantar en días secos, calurosos y extremadamente ventosos o cuando esté tormentoso, ya que todas esas condiciones podrían dañar las plantas jóvenes. Siembra las semillas o las plántulas temprano en la mañana o cuando finalice la tarde.

Evita fertilizar en condiciones cálidas y secas

Evita utilizar fertilizantes en condiciones cálidas y secas porque la disponibilidad adicional de los nutrientes podría estresar a las plantas si no logran mantener la humedad (a menos que puedas regar bien el jardín). A veces es mejor mantenerla viva, aunque no esté desarrollándose activamente, que arriesgarse a perderla por añadir nutrientes en el momento erróneo.

Añade compost constantemente

Recicla todos los desechos de las plantas orgánicas de tu jardín y cocina, incluidos los restos de comida, las hojas y los recortes del césped y haz tu propio abono para las plantas.

Cultiva plantas locales

Selecciona las plantas cuidadosamente, sobre todo los comestibles que crecen bien en las condiciones climáticas en las que vives. Investiga variedades que puedan tolerar periodos de clima seco prolongados.

Te puede interesar: Por qué sembrar clavos oxidados en tu huerta o jardín

Deja una respuesta