Home Avicultura ¿Por qué existen tanto tipos de huevos?

¿Por qué existen tanto tipos de huevos?

Aristóteles pensaba que los huevos largos y puntiagudos contenían hembras, pero se equivocaba. Estos biólogos han descubierto por qué unos huevos son distintos de otros.

No hace falta ser un consumidor intrépido para saber que existen, a grandes rasgos, cuatro tipos de huevos en el mercado, que vienen determinados por unos números (0,1,2 y 3) que encabezan los códigos que encontramos en todos ellos. Incluso muchos restaurantes incluyen ya en sus cartas la tipología de huevos que utilizan, para que el consumidor sepa de qué tipo de gallinas proceden y cómo se han criado y alimentado. Pero también, existen otros tipos de huevo, veamos…

Los huevos que ponen las aves son de una variedad sorprendente, algo que siempre ha intrigado a los científicos. ¿Podría ser que determinadas formas impiden que se rompan? ¿O tal vez es que se ajustan mejor en su nido? ¿O acaso tenía razón Aristóteles cuando afirmó que los huevos largos y puntiagudos contenían hembras, mientras que los redondeados albergaban ma­chos? (Respuesta: no).

Huevos de distintas especies de aves

Para descifrar el misterio, Mary Cas­well Stoddard, bióloga evolutiva de la Universidad de Princeton, y su equipo examinaron casi 50.000 huevos de más de 1.400 especies. Al clasificarlos en función de la elasticidad y asimetría, observaron que cuanto más puntiagudos y ovalados son, más probabilidades hay de que contengan en su interior un experto volador. «Constatamos con asombro que una de las mejores explicaciones de la variación morfológica de los huevos era la capacidad de vuelo de las aves», dice Stoddard.

Los araos comunes, por ejemplo, ponen unos huevos elípticos y especialmente puntiagudos, y son expertos buceadores: prospectan el agua con la cabeza sumergida y se zambullen para perseguir y capturar a su presa. Tal vez un ave aerodinámica necesite un huevo aerodinámico; los huevos de las más robustas, como el avestruz y el emú, son casi esféricos.

Los pingüinos son la excepción que confirma la regla: aunque estas aves acuáticas no pueden levantar el vuelo, sus huevos son asimétricos. En un principio este descubrimiento desconcertó a los científicos, que luego desarrollaron una hipótesis de trabajo: «Los procesos que podrían determinar la forma en el caso de los buenos voladores también podrían actuar para los buenos nadadores, como los pingüinos».

Vía: nationalgeographic

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí